Pensamiento creativo o como mirar la basura desde otra perspectiva

SOUND TECHXTURES

RECETA DE TRANSFORMACIÓN: CARPACCIO DE VERDURAS

Los ingredientes,

Creatividad = Capacidad o facilidad para inventar o crear.

Tempo = movimiento o aire en terminología musical hacen referencia a la velocidad con la que debe ejecutarse una pieza musical.

Proceso = Conjunto de fases sucesivas de un fenómeno o hecho complejo, o conjunto de operaciones a que se somete una cosa para elaborarla o transformarla.

Sentido = La razón de ser, la significación cabal o la finalidad

La receta;

Manejar los ingredientes adecuadamente

Podría haber añadido a la lista de acompañantes a Freddie (Mercury), a Joseph (Beuys), a Cindy (Sherman) y la lista podría haber sido más amplia, pero no hace falta, ya que todos tienen en común ciertos ingredientes. Aun sabiendo que cada una de ellas son momentos históricos y paradigmas sociales y estéticos diferentes, todas ellas manejan los ingredientes fundamentales para la evolución constante de sus propios ecosistemas creativos y productivos. Y son la creatividad, el tempo, el proceso y el sentido. Parece evidente que la creatividad sea uno de ellos, si, pero más que a la creatividad como capacidad me refiero al modelo de pensamiento anterior a la capacidad de crear. Es decir, a pensar creativamente, cosa difícil en nuestro siglo donde predomina el pensamiento lineal frente al pensamiento abstracto.

¿Qué quiero decir con pensamiento abstracto? Imagínese una composición musical con varias voces que se superponen al mismo tiempo. El hecho polifónico que en un mismo instante coexistan diferentes pensamientos con un sentido diferente. Sobre un pensamiento lineal, que da como resultado esto otro, existe un pensamiento emocional, y sobre éste un pensamiento espacial, y sobre éste un pensamiento interpersonal, y sobre éste un pensamiento transpersonal, espiritual si se me permite, y sobre éste un pensamiento corporal. Y todo sucede al mismo tiempo y además con una relación estrecha y vinculante entre todos ellos. Si, parece difícil, pero es porque efectivamente nunca nos han enseñado a pensar creativamente, así que toca desaprender y re-enfocar nuestro pensar para crear en palabras de Andoni Aduriz «cosas nuevas y buenas».

Por otro lado, el tempo, es uno de esos ingredientes que son tan sutiles, pero que quien lo sepa entender y manejar tendrá parte del camino realizado para pensar creativamente y por ende la capacidad de crear. He dicho tempo, no tiempo. La diferencia es básica, el tiempo está sujeto a la medida física, el tiempo del reloj. El tempo es el carácter, la materia espiritual que impregna el proceso creativo mientras vamos pensando creativamente, bien en soledad o con otras personas, se va cimentando el aire, el carácter del tiempo físico (ahora sí) dotado de sentido, emoción y espíritu. 

¿Cuándo pierde un ajedrecista la partida? cuando no es consciente de que el tempo en el momento del juego ha cambiado. Ya no estamos en el tempo de «la apertura», estamos en el «juego medio», sin embargo el pensamiento no ha cambiado su tempo y seguimos jugando como si estuviéramos en «la apertura». En ese momento perdemos la partida. Durará más o menos pero perderá.

El proceso parece que es obvio, todo proceso es una concatenación de fases o de elaboraciones, de secuencias o de transformaciones. Lo importante es, que como es el proceso, es la creación misma, o dicho de otro modo, según sea el proceso para el cambio así será el cambio mismo. Porque el proceso habla y siempre está presente en cualquier manifestación creativa. 

Creo que no existe pensamiento creativo si no está acompañado de la reflexión profunda del proceso. Cuando digo reflexión, entiéndase diferentes formas o maneras de acercarse al proceso, puede ser por propia sedimentación de maneras personales o conjuntas, por algo metódico y sujeto a análisis constante, o a brotes de trabajo intenso. Lo importante es denotar su relevancia y su posición intrínseca en la creatividad.

El sentido, la razón de ser, es otra palabra de cajón de sastre. Pero quizás sea de las más importantes, porque en el mundo de la creatividad la falta de sentido es tener razón de ser. El hecho de hallar soluciones a problemas complejos es una característica obligada en este siglo que nos ha tocado vivir. La disrupción es un hecho, siempre ha existido obviamente, pero la característica principal es la velocidad con la que se produce, los tiempos tan cortos entre disrupción y disrupción. Eso hace que debamos estar adaptándonos constantemente. Y de ahí el dolor de la creatividad, es algo que subyace, cuando uno crea constantemente está continuamente reinventándose. Es una presión sobre uno mismo, un camino desconocido. Uno no sabe cómo será su ecosistema creador y productivo dentro de unos años, a veces ni siquiera se es capaz de entender qué ha pasado o como se ha llegado hasta el momento presente. Porque el presente y el pasado se complejizan tanto como el camino creativo recorrido a lo largo del tiempo. Dotarnos de sentido, aunque el sentido haya cambiado es un faro importante, un referente de creatividad, tempo y proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.