Invitación, un tiempo expandido para compartir cómo trabajamos

A principios de 2020 comenzó el proyecto Invitación, una propuesta de Coletivo Qualquer enfocada a juntar artistas de las artes escénicas y compartir metodologías. El proceso ha estado atravesado por la pandemia, convirtiendo los encuentros en algo distinto. Hablamos con Luciana Chieregati e Ibon Salvador de Coletivo Qualquer, y dos de las tres artistas que han participado en la iniciativa, Isaak Erdoiza y Nazario Díaz.

¿Qué es Invitación?

Ibon: Es una invitación a juntarnos diferentes artistas escénicos con la intención de compartir metodologías a través de la práctica. Desde Coletivo Cualquer invitamos a tres artistas para que cada una trajera sus formas de trabajar, y aprender unas de otras. No se trataba de explicarlas, sino de compartirlas a través del hacer, de propuestas que permitieran ponerlas en práctica con más profundidad.

Nazario: El impulso viene de Ibon y Luciana y consistía en eso, juntarnos entre personas de las artes vivas, de la danza, de la coreografía… para compartir nuestras prácticas, que no dejan de ser nuestros deseos, lo que nos interesa y cómo enfocamos nuestro propio trabajo, para cruzarlas en sesiones compartidas.

Justo al poco de empezar, apareció el coronavirus, ¿cómo ha afectado al proyecto?

Luciana: el objetivo de partida era hacer una serie de encuentros donde nos íbamos a reunir, pero surgió una pandemia de por medio y todo lo que teníamos ideado tuvo que ser reescrito. Nosotros contábamos con espacios para trabajar en centros cívicos, en espacios de Bilbao… y todo eso cerró. De repente no teníamos espacio para trabajar. Hemos empezado a ocupar espacios de las casas, mucha calle… A partir de ahí fuimos a bosques, a playas… Eso nos dio muchas nuevas cosas, relaciones inesperadas.

Nazario: De repente, paramos y eso nos ha hecho ver los tiempos de otra manera. Solo pudimos hacer un encuentro antes del estado de alarma y, cuando volvimos, una había aprendido a hacer pan, la otra a plantar…. Habíamos empezado a trabajar en relación a pequeños elementos de la naturaleza y esos tiempos se colaron en nuestras sesiones de trabajo, nos las tomamos de una forma más tranquila y sosegada.

Isaak: Para mi el tiempo ha sido muy importante. La situación que hemos vivido estos meses nos ha cambiado a todas y para mi ha sido estar en un sitio sin que haya un objetivo concreto a conseguir. En estos encuentros nos hemos enfocado al proceso, con tranquilidad y, sobre todo, practicando, sin pensar que de ahí ha de salir un resultado o un producto para otras personas.

Luciana: Hemos entendido el tiempo de las prácticas de otra manera. Las jornadas se alargaron y estuvimos juntas días enteros. Eso fue algo muy hermoso que pasó.

¿Cómo han sido esos encuentros?

Ibon: Las propuestas estaban enfocadas a cómo compartir una práctica a partir de tus intereses o de lo que te afecta en tu día a día. Por ejemplo, yo tenía interés en lo que ocurre cuando haces un trayecto de un punto a otro, en un entorno fuera de la ciudad. Cómo contar lo que te ocurre, lo que piensas cuando haces ese camino, cómo transmitir eso a otra persona. Así que un día propuse ir de un punto geográfico a otro, escogiendo cada una de nosotras un camino y construyendo un relato sobre el recorrido a través del audio. Después, hicimos esos recorridos escuchando el relato de la otra.

Isaak: Empezamos con prácticas más cortas, pero cada vez se fueron alargando más, y al final hemos dedicado un día entero para proponer una práctica al resto del grupo. Así, nos pasamos todo un día en el bosque, por ejemplo. El tiempo ha tomado otra dimensión y para mi eso ha sido muy bonito.

¿Qué os lleváis de todo el proceso?

Nazario: Para mi es algo muy íntimo juntarse a compartir los procesos de cada una, y creo que el contexto de trabajo ha sido revolucionario en el sentido en que no teníamos el objetivo de producir nada, no quería ser más de lo que es, darle un lugar al proceso de compartir. De alguna manera, hemos sistematizado el hecho de poder transmitir una práctica para que lo hagamos juntas, y para que alguien después también pueda hacerlo. Esa apertura, compartir estas sesiones es en cierto sentido expandir esa intimidad sin que pierda sus cualidades.

Luciana: Yo creo que el proyecto me ha hecho abrir nuevos principios y entendimientos en relación a mi propia práctica artística y a dónde quiero ubicarme en relación a eso. Otra cosa muy importante para mi es que el trabajo es afecto, no puedo trabajar sin afecto y con eso me refiero a relaciones de amor con las personas y con las cosas que tengo alrededor… Es algo esencial, si no hay eso, no me interesa.

Invitación es un proyecto desarrollado dentro del programa de residencias Wikiriki 2019-2020 de Wikitoki.

+info

la_transmisora_

la_transmisora_

Laura Fernandez, periodista especializada en innovación social, empresarial y tecnológica. Creación de contenidos a través del lenguaje escrito y audiovisual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *