“Todas las comunidades son expertas en sus propias vidas”, Residencia Un Relato Colectivo

Durante varias semanas, la educadora y terapeuta narrativa Laura Latorre Hernando y el sociólogo Guillermo Vera Idoate han realizado con Wikitoki un proceso basado en la práctica narrativa. Esta forma de acompañamiento terapéutico, pedagógico y comunitario consiste en recoger los saberes y habilidades de las personas a través de su propia voz para generar documentos colectivos. A partir de esta metodología han creado un relato de literatura de no ficción, recopilado en la publicación Un relato colectivo.

¿En qué consiste la práctica narrativa?

Laura: Es una forma de acompañamiento terapéutico pedagógico y comunitario creado por un antropólogo y un trabajador social, Michael White y David Espston, a partir de su propia práctica de acompañamiento a personas. Se basa en la idea de que todas somos expertas en nuestras propias vidas y capaces de contar nuestras historias, pero hay unas historias dominantes sociales y culturales que nos condicionan. También parte de que nuestra experiencia es siempre política, que los problemas que atravesamos las personas no son individuales sino sociales, y pone mucha atención en las estructuras de poder.

Si hablamos de aplicar esta metodología a una comunidad, consiste en acompañar los procesos de las personas que forman parte de ella como expertas en su propia vida y capaces de narrar su historia. Ellas estructuran su relato, generando historias alternativas basadas en sus habilidades y conocimientos.

¿Qué se busca con estos procesos?

Laura: A través de preguntas y de la escucha, acompañamos a las comunidades a indagar y profundizar en sus propias historias, que muchas veces no son visibles, porque hay cosas que están sucediendo pero que no se nombran, no se ponen en palabras. El objetivo del acompañamiento es que las comunidades puedan relatar esas historias ocultas y que eso contribuya a generar cambios en sus vidas, a acercarse a lo que es importante para ellas.

La práctica narrativa utiliza la escucha genuina, ¿qué es?

Laura: En estos acompañamientos se generan textos que recogen las voces de las personas respetando siempre la manera de expresarse y las palabras que utilizan. La escucha genuina se basa en eso, en no intentar traducir o interpretar lo que la persona dice, sino escuchar. Si en algunas terapias psicológicas se considera que el profesional es el experto, quien interpreta tus palabras con sus conocimientos y te dice lo que estás sintiendo, en la terapia narrativa sería todo lo contrario. No se interpreta, no se juzga, se escucha y se acompaña para que de ahí la persona llegue a lugares que le hagan sentir mejor.

Habéis aplicado esta metodología experimentando con la comunidad Wikitoki, ¿cómo ha sido el proceso?

Guillermo: Realizamos varias visitas al espacio. Primero hicimos una toma de contacto y tuvimos reuniones con personas de los diferentes círculos que forman Wikitoki para ver qué les interesaba, porque en la práctica narrativa lo importante es qué quiere sacar la comunidad de este proceso. A partir de ahí, y en base a esos intereses, hicimos entrevistas individuales y fuimos de observadoras a varias reuniones de la comunidad para ver cuáles son sus dinámicas. Tuvimos también grupos de discusión en torno a dos temas que aparecían mucho en las entrevistas personales: la idea del poder y la cuestión de cómo poner la vida en el centro. De esas discusiones salieron cosas muy interesantes. Finalmente, pudimos observar un Auzolan de Wikitoki. Fue una experiencia muy bonita, nos ayudó mucho a entender las prácticas y formas de interactuar de la comunidad.

Y todo eso se ha convertido en un relato sobre Wikitoki…

Guillermo: Sí, el proceso continuó con la escritura de un relato de literatura de no ficción. En la historia, inventamos escenas que en sí no son reales, pero las palabras que salen sí son de las personas que forman Wikitoki y transmiten lo que nos han ido contando.

Laura: En el proceso de escritura tomamos las palabras de manera literal para reflejar las diferentes voces. La idea no es idealizar, sino mostrar la diversidad y la complejidad que hay siempre en una comunidad, porque no todo el mundo piensa lo mismo. Montamos ese relato de literatura de no ficción para hacer emerger las propias vivencias de las personas que forman Wikitoki. El objetivo es recoger esa diversidad para documentar sus saberes y habilidades. Además, creemos que el resultado puede servir de inspiración para otras personas o comunidades. Han surgido muchas reflexiones en torno a las dificultades y los aprendizajes de una organización colectiva, así que creemos que puede ser útil para quienes comparten este tipo de procesos. Ese también era un objetivo de la residencia.

Guillermo: Hay una parte muy bonita que aún no hemos podido hacer que es la celebración en forma de lectura en público. Es una devolución a la comunidad que está pendiente y que para nosotros también es importante como cierre del proceso.

Un Relato Colectivo es uno de los proyectos seleccionados en 2019 dentro de Wikiriki, Residencias para proyectos colaborativos que ofrece Wikitoki.

+info: Un Relato Colectivo. Proceso y resultados

la_transmisora_

la_transmisora_

Laura Fernandez, periodista especializada en innovación social, empresarial y tecnológica. Desde hace más de 10 años crea contenidos relatando a través del lenguaje escrito y audiovisual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *